Las mentiras de Neutrina
Mi bitácora está llena de mentiras. Pero no te preocupes, no puede ser peor que los comerciales en la tele o tu querido amigo, peor aún, tu pareja, leyéndote el horóscopo del domingo...otra vez.
Inicio > Historias > Amenaza grave en la vida de Neka

Amenaza grave en la vida de Neka

El brazo despega; la mano lleva órdenes que necesita ejecutar, órdenes internas que deben ser liberadas cuanto antes de la fuente de rabia que las originó. El brazo despega con furia, como impulsado por cohetes, consumiendo combustible en aquel levantamiento que acabará en dolor, como siempre.

La extremidad musculosa es fuerte, masculina, para nada ligera. Ella tampoco la trata con ligereza, pero la máquina está dañada y no responde ni corresponde a programas de amor ni de cariño. Tarde o temprano, la rabia acaba por producir lanzamientos furiosos que asesina el amor de todos, lentamente.


Me lo contó alguien más, no la víctima. Una amiga que estaba más cerca y podía ver las cicatrices sanar. Yo nunca noté nada, la veía muy poco y la sentía muy fuerte como para imaginar que soportaba tanto por...¿por amor? ¿por temor?


El brazo comienza su descenso. La torre de control mantiene su cámara enfocada en el objetivo, que ya ni se mueve, sólo atina a protegerse con sus propias extremidades. La misma mano que hace unas cuantas horas acariciaba sus tejidos internos con pasión, ahora se cierne sobre ella como una tormenta, totalmente apersonal, como si no la conociera, como si no la amara.


Mikaela no se atreve a hablarle sobre ello. No ha tocado el tema. Ella, que está cerca y que dice ser su mejor amiga.

"Pero, nunca, ¿nunca le has preguntado?"

"Te explicaré algo, Neutrina, estas cosas son muy complejas, más de lo que crees. Neka es feliz..."

Comencé a interrumpir con un sinnúmero de teorías que se alzaban y se deslizaban entre mi campo neuronal como ofendidas ante tal afirmación. Pero Mikaela no me dejó comenzar...

"Tú misma me lo comentaste la semana pasada. Hasta me dijiste que ella estaba lista para tener un hijo con este hombre".

"Si, pero nunca imaginé que fuera..."

"No lo imaginaste porque ella es realmente feliz".

"¿Es masoquista, entonces?"

"El problema contigo, Neutri, es que crees que todas somos como tú. ¡Válgame, Dios! Para Neka, este hombre está por encima de muchas otras cosas que para tí son más importantes. Tú no conoces de relaciones, no sabes lo que es amar de verdad".

Por supuesto, no podía estar más en desacuerdo.

"No creo que amar sea aguantar, soportar. No creo que amar sea equivalente al dolor, no de esa forma, no producido innecesariamente por la persona que amas. No estoy de acuerdo, no, y me niego a pensar que bajo esas condiciones se pueda ser feliz".

"Sin embargo, Neka lo es". Miakaela extrajo cuidadosamente una lima de uñas de su cartera y comenzó a pulir las suyas. Eran largas y estaban desnudas, esperaban ser vestidas en menos de una hora por la manicurista del salón, donde tenía una cita.

"Creo que lo que haces es justificar tu silencio ante ella. Que sea feliz te libera de tu papel como amiga y no tienes que inmiscuirte en algo que aseguras no le hace daño, por el contrario, ¡hasta la hace feliz! ¿Y si la mata un día, Mikaela, qué tan feliz podrá ser entonces?


El brazo empuja la mano hasta la pequeña cabeza y la punta de una hebilla que usó hace unos momentos para recogerse el pelo le atraviesa el cuero cabelludo impulsada por los martilleos de sus nudillos vellosos. Él tiene hermosos dedos, largos, bien cuidados, ni delgados ni regordetes. Ella ama sus manos. Ella necesita sus manos, prefiere el dolor que le ocasionan a perderlas.
La herida comienza a sangrar y ella imagina que es actriz y que todo es mentira. Así es, en cualquier momento alguien gritará "¡Corten!" y sus manos volverán a ser las mejores productoras de placer que ella jamás conoció.


"¿Qué te pasó en la cabeza?" El café frente a mí insinúa mil cosas. Las grita. Neka tiene una pequeña venda en la parte superior de su cabeza.

"Ah, eso...me la partí con un pedazo de hierro que sobresale de una ventana en el jardín de Don Ramón, el papá de Diego. Creo que lo conociste una vez ¿lo recuerdas?"

Demasiado específica y muy rebuscada la respuesta.

"¿Tuvieron que darte puntos?"

"Sólo tres".

Ella evita mi mirada. ¿Habrá hablado con Mikaela?

La había llamado esa tarde para decirle que la tenía que ver con urgencia. Pero ahora frente a ella había quedado sin palabras y me preguntaba si debía inmiscuirme en sus asuntos personales. Ya casi no éramos amigas, nos juntábamos cada tres meses a intercambiar relatos sin importancia y reírnos a costa de las amistades que teníamos en común y, por supuesto, a beber café. Pero eso era todo.

"¿Qué es lo que pasa, Neutri? Sonabas algo preocupada por teléfono".

"Estoy preocupada por tí".

"¿Por...?"

Sentí que utilizó los primeros escudos de la noche. Se alejó un poco de mí y se recostó del sillón. Cruzó los brazos y su vista permaneció recogida en su regazo. Había una pequeña rayita de sangre en la venda en su cabeza. No quería imaginar...sentía como que mi sangre comenzaba a hervir. No me tragaba lo del suegro.

"Pues, me comentaba Mikaela que eres muy feliz con Diego pero me parece que él tiene un temperamento algo fuerte".

"Así es, pero yo puedo manejarlo".

Permanecí un instante observando la venda sobre su cráneo en silencio. Ella cambió de posición en el asiento y puso ambas manos sobre la mesa. Comenzó a hacer pequeñas trenzas con una servilleta.

"Mira, Neka, yo sé que tú y yo nos hemos alejado un poco y no somos las mismas niñitas que cominábamos a la pastelería de tu abuelita hablando sobre la vida en el futuro, pero yo te quiero y no me perdonaría si algo malo estuviera sucediéndote y yo no hiciera nada al respecto. No quiero inmiscuirme en tus asuntos pero soy de la opinión que algo anda mal y que no debes aguantarlo de ninguna forma...de ninguna, ¿me oyes? No hay excusas suficientes en el Universo que justifiquen ese tipo de abuso".

La taza de café retornó al silencio. Tomé un sorbo largo y penoso. Hubiera donado parte de mi hígado por conocer sus pensamientos. Miré su rostro furtivamente y noté que tenía lágrimas en los ojos. Algo se suavizó dentro de mí, sentí el poder de tener la razón. Había hecho lo correcto.

"Mira, Neutrina, es muy fácil llegar a mi vida cada tres meses y redactar un pequeño discursito inteligente en tu cabeza con el objetivo de despertar no se qué sentimientos en mí. Tú no me conoces, no conoces a Diego. Tú no haces preguntas ni te involucras en mi vida para conocer mis verdaderas penas sino que te pones capa de superhéroe cuando escuchas rumores de mis dizque amigas. Entonces decides venir a salvar mi vida".

En este punto, Neka estalla en carcajadas. Por un minuto completo no dejó de reír. Me senté allí mirándola seriamente. No sabía qué pensar, pero mi orgullo se sentía tan ofendido que ni siquiera se había levantado para defenderse. Quizá porque ella tenía razón.

"¿¿Pero qué coño sabes tú de mi vida, Neutrina??"

Nos miramos largamente. Neka encendió un cigarrillo y pidió una cerveza. Cuando habló estaba completamente seria.

"No quiero que te enfurezcas conmigo. Yo también te quiero y te conozco, sé que tus intenciones son buenas en general. Pero no puedo aceptar tus consejos porque no me has incluído en tu vida desde la muerte de Lina. Hasta estos cafés que nos tomamos de vez en cuando son organizados por mí, sino, jamás volvería a verte".

De nuevo tenía razón. Me estaba matando.

"Si quieres puedes llamarme más a menudo y nos conocemos un poquito más. Te he invitado varias veces a comer con nosotros pero nunca tienes tiempo. Te invité al cumpleaños de Diego pero me dijiste que ese día precisamente trabajabas hasta tarde. Siempre me das la impresión de que estas evitando recobrar la cercanía conmigo ¿por qué?"

La taza y yo estábamos mudas. Había llegado con la idea de enfrentar y ahora era yo la enfrentada.

"No creo que tengamos mucho en común, Neka. Me divierto mucho hablando contigo pero no me cae bien Diego. Te lo dije mucho antes de que te casaras con él".

"Pero es que no lo conoces bien..."

"Pero es que lo que he visto de él es suficiente..."

"No lo es, no puedes juzgar a nadie por dos o tres veces que lo hayas visto. Diego tiene muchos intereses, te sorprendería lo mucho que tienen ambos en común. En serio, él me ha dicho varias veces que le gustaría tener oportunidad de hablar más tiempo contigo".

La idea me daba náuseas y Neka debió leérmelo en el rostro.

"¿Ves? Así eres. Te gusta aislarte y no toleras mucho a los demás. Tienes estas ideas fijas de cómo deben ser las cosas y no sales de ahí, no vas más allá".

"No entiendo cómo puedes quererlo si te hace daño".

"Queremos muchas cosas que nos hacen daño, Neutrina".

"¿Fue él que te rompió la cabeza?"

"No, me dí con el hierro en casa de Don Ramón."

Neka tomó mi mano y sonrió.

"Si yo fuera Neutrina, estuviera completamente ofendida con esta conversación. Pero voy a olvidar tus preguntas y te llamaré para el próximo café, a menos que me llames antes y decidas venir a visitarnos".

"Neka, me gustaría comprender..."

"Tú más que nadie debes saber bien lo que cuesta comprender. Es mucho trabajo y no te veo en mucha disposición que digamos. Tú todavía andas buscando a una amiga como Lina".

"Pero Lina al final no me dijo nada. No me contó nada, lo más importante lo escondió. Quizá pude haberle salvado la vida".

"Pero, Neutri, sólo Dios puede salvarle la vida a alguien..."

"Vamos a mantener la conversación real, Neka, sabes muy bien a lo que me refiero".

"Aún así..."

"Yo creo que muchas veces puedes salvar tu vida si quieres, si haces algo para cambiar una situación que sabes muy bien puede tornarse peligrosa. Una persona puede dejar la heroína y evitar una sobredosis, puede decidir no manejar bajo los efectos del alcohol y evitar accidentes. Puede ayudar a una amiga a conseguir el dinero para un aborto en una mejor clínica. Puede hasta abandonar una relación abusiva y seguir viviendo felizmente y sin dolor".

Su silencio era frío.

"Había olvidado decirte que mi hermanita se casa y que Diego y yo hemos decidido tener un bebé. Hemos comenzado a buscar uno y creo que ya estoy embarazada".

Su rostro era lo más semejante a la felicidad que había visto. Allí alojaba mucha esperanza también. De repente, la vida de Neka me pareció sumamente interesante. Recordé la carita morena que me decía sudorosa en el patio del colegio de las monjitas que esa tarde conocería al hombre de su vida en la kermese del colegio Loyola. Era Neka, mi amiguita, y una bestia disfrazada de hombre le estaba haciendo hoyos en la cabeza.

"¿Sabes? Me gustaría ir a almorzar a tu casa. ¿Qué tal te va el miércoles?"

Levantó una ceja, un gesto muy particular en ella.

"¿En serio?"

"En serio. Quiero ser tía. Voy a ser el ángel de la guarda de mi sobrinito porque estoy segura de que si no lo protegemos nosotras, nadie más lo hará".

"Siempre estará Dios..."

"No empecemos con eso...pongamos una tregua al tema de Dios. Tú cree tranquila yo prefiero encargarme de lo real".

Pedí una cerveza también. Mi cerebro había decidido salvar a Neka y a la cría. Pero primero teníamos que averiguar de qué, precisamente, la estábamos salvando.


El brazo despega otra vez. Esta vez no llega muy alto, pero la intensidad es monstruosa. La mano está sangrando, la hebilla en su pequeña cabeza también ha penetrado en su piel. Este dolor actúa en su organismo generando más odio hacia ella, en contra de ella, que, con su cara escondida detrás de cientos de escudos, trata de encontrar su alma entre sollozos; ella, que intenta converncerse de que un hijo calmará sus demonios. "Sólo ansío una vida normal, Señor", reza todas las noches y le pide a su Dios que le conceda el deseo de que sus manos se apaciguen y no la maltraten más.


"Pero tendrás que actuar, Neka, porque tu Dios no está por la labor".



Seguiremos charlando,

Neutrina :)


04:32 | glenys | 9 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://neutrina.blogalia.com//trackbacks/14256

Comentarios

1
De: El GNUdista Fecha: 2004-01-01 06:29

¡¡Hola Glenys, cuanto tiempo!!

Echaba de menos a Neutrina :)



2
De: glenys Fecha: 2004-01-02 05:26

¡Hola, querido Arturo!

A mí también me alegra mucho leerte de nuevo. Neutrina continúa por aquí, esperando que en este nuevo año sus relatos se vuelvan mejores.

Ya veremos, mientras alguien lea estaremos contentas :))

Mil abrazos cariñosos desde Santo Domingo y mucha salud y buenas coincidencias para 2004



3
De: Lukar Fecha: 2004-01-03 05:28

Soberbia como siempre... se echaban de menos Las mentiras de Neutrina, aunque suelan contar verdades como puños

Feliz año y q el 2004 nos traiga mas a menudo a Neutrina y su vision de la vida.



4
De: glenys Fecha: 2004-01-03 08:31

¡Lukar!

Gracias por escribir, cien mil gracias, tus palabras son con como combustible para mí musa. Me has inspirado a comenzar un nuevo relato :))

Muy feliz año 2004 para tí también y un fuerte abrazo desde el Caribe



5
De: Ramiro Fecha: 2004-01-05 04:06

Cuando se confunde "amor" por "miedo a la soledad" es que se suelen cometer los errores mas caros...



6
De: glenys Fecha: 2004-01-06 02:56

Así es, Ramiro, cuando se confunde el amor con cualquier otra cosa se cometen muchos errores. Además, no sé en otros lugares, pero aquí hay mucha gente que soporta los abusos más crueles, no sólo físicos, tan sólo por mantener las "apariencias".

abrazos



7
De: Joy Fecha: 2019-03-15 22:23

warehouse for sale
warehouse for sale
warehouse for sale Miami
warehouse for sale Miami
warehouse for sale Miami
warehouse for sale
warehouse for sale Miami



8
De: Joy Fecha: 2019-03-15 22:23

how to choose a real estate agent
big homes for sale
Charleston real estate
real estate agents near me
homes for sales
historic homes for sale
bank owned homes for sale



9
De: Joy Fecha: 2019-03-15 22:23

| Office Space For Rent Miami
| Industrial Property
| Commerical Real Estate
| Buildings For Sale
| Commercial Property
| Commercial Real Estate Miami Fl
| Commerical Real Estate For Sale
| Office Building
| Miami Commercial Real Estate
| Commercial Building For Sale
| Commercial Real Estate Broker
| Warehouse For Sale
| Motel For Sale
| Commercial Office Space
| Hotel Broker
| Office Building For Rent
| Motel For Sale
| Commercial Properties
| Commercial Real Estate Miami Fl
| Office Space For Lease
| Warehouses For Sale In Miami
| Commercial Real Estate Listings
| Commercial Real Estate Brokers
| Hotel Brokers
| Commerical Real Estate Companies
| Shopping Center For Sale
| Commercial Real Estate Mortgage
| Hotels For Sale
| Commercial Real Estate Brokers
| Commercial Real Estate Loan
| Commercial Real Estate Miami
| Warehousing
| Commercialrealestate
| Miami Commercial Realtors
| Lease Office
| Office Building For Sale
| Office Building Miami
| Office Building Sale
| Commercial Real Estate Companies
| Office Space
| Commercial Real Estate Search
| Commercial Mls
| Warehousing
| Office Buildings
| Warehouse For Lease
| Office Space For Lease
| Comercial Property
| Commercial Real Estate Miami Fl
| Office Space Miami Florida
| Miami Dade Commercial Real Estate
| Commerial Real Estate
| Commercial Real Estate Miami
| Hotel Motels For Sale
| Commercial Realtors
| Warehouse For Lease
| commercial real estate companies
| Doral Commercial Real Estate
| Commercail Real Estate
| Commercial Real Estate For Sale
| Commercial Realtors
| Commercial Properties
| Commercial Real Estate Broker
| Offices For Sale
| Commercial Real Estate Companies
| Warehouses For Sale Miami
| Commercial Property For Sale
| Commercial Real Estate
| Commercial Office Buildings For Sale
| Commercial Real Estate Interest Rate
| Commercial Real Estate Agent
| Commercial Real Estate For Sale
| Office Buildings
| Hotel Brokers
| Commercial Realtors
| Office Space For Rent
| Warehouses For Sale
| Commercial Real Estate Brokers
| Commercial Office Building
| Miami Commercial Realtors
| Commercial Real Estate Miami Fl
| Commercial Real Estate Agent
| Office Buildings For Sale
| Commercial Real Estate Broker Miami
| Miami Warehouse Space
| Commercial Real Estate For Sale
| Hotel For Sale
| Commercial Real Estate Miami Florida
| Warehouses For Sale Miami
| Warehouses For Sale Miami
| Miami Commercial Real Estate
| Commerical Real Estate Listings
| Miami Warehouses
| Miami Warehouses For Lease
| Warehouse In Miami
| Commercial Real Estate Brokers
| Commercial Mortgage Rates
| Commercial Mortgage
| Office Building For Sale
| Office Buildings For Sale
| Commercial Realtor
| Commercial Real Estate In Miami
| Search Commercial Real Estate
| Warehouse Listings
| Commercial Real Estate Brokers Miami Fl
| Commercial Real Estate Broker
| Office Space For Sale
| Miami Warehouse
| Office Building For Lease
| Commercial Properties
| Commercial Real Estate Listing
| Commercial Real Estate Miami
| Commercial Real Estate Miami
| Commercial Realtors
| Commercial Warehouse For Sale
| Buy Hotel
| Commercial Real Estate Agents
| Warehouse For Sale
| Warehouse For Lease
| Commercial Real Estate Agents
| Comercial Property For Sale
| Commercial Real Estate Mls
| Miami Commercial Real Estate For Sale
| Warehouses For Sale
| Offices For Lease
| Commercial Property Brokers
| Commerical Real Estate For Sale
| Warehouses For Sale
| Commercialrealestate
| Commercial Realtor
| Commercial Mortgage
| Commercial Mortgage Interest Rates
| Commercal Property For Sale
| Doral Florida Commercial Real Estate
| Miami Commercial Real Estate Broker
| Commercial Property For Sale
| Miami Office Buildings
| Warehouse Space
| Office Building For Lease
| Warehouse For Lease
| Office Building For Sale
| Commercial Real Estate Agents
| Office Space For Rent Miami
| Commercial Real Estate Miami Florida
| Warehouse For Sale Miami
| Miami Warehouse Space
| Comercial Property
| Commercial Property
| Office Space
| Office For Rent
| Warehouse For Sale In Miami Florida
| Commercial Property
| Hotel For Sale
| Comercial Real Estate For Sale
| Warehouse For Sale Miami
| Office Space Miami
| Commercial Property
| Commercial Real Estate Mortgage
| Commercial Real Estate Company
| Miami Dade Commercial Real Estate
| Miami Commercial Real Estate Broker







		
 

Archivos

<Septiembre 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Documentos


Blogalia

Blogalia

© 2002 glenys