Las mentiras de Neutrina
Mi bitácora está llena de mentiras. Pero no te preocupes, no puede ser peor que los comerciales en la tele o tu querido amigo, peor aún, tu pareja, leyéndote el horóscopo del domingo...otra vez.
Inicio > Historias > Una mentira en el momento apropiado

Una mentira en el momento apropiado

Para determinadas circunstancias nada mejor que una buena mentira. Si hubiese anotado en mis diarios todas las mentiras que he dicho en mi vida, hoy mi casa sería un museo dedicado a este fenómeno tan curioso que nos lleva irremediablemente a distorsionar los hechos y a cambiar la realidad.

Una vez pensé que era malo mentir, a pesar de que escuchaba, descubría y observaba mentiras por todos lados.
Hasta que un día mentí y aquella decisión resolvió un problema inmediato. Nada mejor que el condicionamiento clásico, directo y primitivo, que comienza y termina con el conocido apellido "Pavlov", para que comencemos a tejer un hábito que usaremos hasta el día de nuestra muerte.

Mentí de nuevo y las cosas volvieron a salir bien. El bordado iba reforzándose con el tiempo y las mentiras.

Pero nunca he sido una mentirosa, no podemos confundir estos términos. Mentir es un arte que no todos dominamos a la perfección. Los mentirosos son atrapados en sus mentiras y desacreditados. Todos conocemos a un mentiroso y en este sentido, la mentira no es un arte, es una patología.

Si una persona no se detiene lo suficiente para pensar antes de mentir, esa persona no conoce la verdad acerca de la mentira.

Tampoco hay que tomar la mentira como una herramienta para hacer daño. En algunas ocasiones, la mentira puede ser la única clave para descubrir la verdad. Pero no hay que dejarse llevar, mentir es como endrogarse, cuando crees que ya lo tienes todo bajo control, es ahí cuando te jodes y te atrapan, o te dejas atrapar.

Pero existen situaciones que exigen de una buena mentira. Sin embargo, para reconocerlas y mentir adecuadamente hay que tener una buena parte de las neuronas dirigidas a sondear las consecuencias. Para ello debes saber cuáles son las variables más importantes, si las circunstancias lo ameritan, si alguien se beneficiará con la mentira (ese alguien no debe ser primordialmente la persona que miente, si es así, estará navegando peligrosamente por los mares de los simples mentirosos). Es preciso, además, conocer un poco a la persona a quien le mentimos. Mentirle a extraños es raro. Será porque la mentira no va a ningún lado y anda sin propósito alguno. Como alma en purgatorio.

También existen mentiras innecesarias pero inevitables. Son las mentiras con las que pasamos las pruebas sociales, nos permiten llevarnos bien unos con otros y no tienen otra función más que existir como parte de los buenos modales y la apropiada educación de cada cultura.

Porque la sociedad, así como las iglesias y los políticos, produce mentiras destinadas únicamente a proteger el terreno y la reputación de sus creadores.

Son tantas las mentiras a las que estamos expuestos diariamente, que se hace difícil distinguir entre todos los mentirosos. Toma tiempo pero se logra, la gente lo lleva a cabo incesantemente. Muchos descubren las mentiras a temprana edad, ayudados por padres que las descubrieron primero. Otros tenemos que abrir más cortinas y puertas, muchas veces para irnos de bruces en contra de una pared.

Pero el mal mentiroso siempre es descubierto. Porque los hombres tendemos a mentir a corto plazo, aún cuando decimos enormes mentiras que sobreviven a los mismos mentirosos.

"Una mentira en el momento apropiado, Neutri, vale más que mil verdades", me decía Lina una noche, ambas estábamos tiradas sobre mi cama mirando una versión doblada al español de "Los Dukes de la suerte".

Me pareció que aquello era brillante y se lo dije.

"Seguro que lo leí por ahí. Ya nada es original. Me hubiese gustado vivir en otros tiempos en el pasado, cuando todo no estaba dicho ya".

Sonreí. Lina era una pesimista nata. Mi pobre amiga, siempre pensó que no permanecería mucho tiempo viva.

"No tengo suerte", me diría en alguna otra ocasión.

Pero todavía tengo cosas que discutir contigo, Lina. No creo que tu muerte fuese cuestión de mala suerte y me duele que no me hayas confiado tu verdad.



No obstante, he comprobado que Lina tenía razón y he preferido que me mientan muchas veces. Pero es sorprendente la cantidad de personas que prefieren la cruda verdad antes que una acaramelada mentira. A pesar de que, al final, alguien termina herido y ofendido; de nuevo, innecesariamente.

"Eso de la verdad y la mentira es algo relativo", comentó Neka un día que andábamos las cuatro en bicicleta por su barrio. "Mucha gente parece otorgarse la verdad en estos días".

"Para ciertas cosas es cierto lo que dices", intervino Lina y detuvo su vieja bici en medio de la calle desierta. "Pero ahora yo me detuve. Si alguien te pregunta mañana dónde me detuve le puedes decir la verdad, los hechos, o le puedes mentir, decirle que no me detuve, o que me detuve en otro lugar. Hay que tener cuidado con estas diferencias porque nos volvemos locas si no..."

"¿Por qué nos volveríamos locas?" interrumpió Mikaela curiosamente preocupada.

"Porque entonces no habría una base para construir realidad alguna", le contestó Lina mientras me miraba con cara de genuina mortificación.

La bocina de un carro que se aproximaba nos sobresaltó y, nerviosas, dirigimos nuestras bicicletas hacia un lado. Había sido un carro rojo. De hecho, cualquiera de aquellas tres amigas podría corroborar este dato y confirmarlo como verdad.



Pero nadie había violado a Lina. Ese mundo cruel lo inventé para Sor Alegría. Fue una mentira diseñada a su medida porque la sentía asquerosamente ajena a mi dolor y tenía que bajarla de aquellos Laberintos Divinos donde iba a refugiarse en los peores momentos.

Lina tuvo sexo con Omar. Quedó embarazada, se asustó y se fue sola donde un médico trucho que le hizo un aborto descorazonador. Lina era una víctima de las mentiras inventadas por la sociedad, la iglesia y los políticos. Mentiras que se hacen resistentes a los hechos. Estas mentiras pueden ser las más peligrosas de todas.

Lina también fue víctima, paradójicamente, de su miedo y de su propia valentía.

No todo lo debes hacer sola, amiga. ¿Para qué, sino, estaba yo entonces?


Por supuesto que mi mentira no quedó ahí. Lo supe al decirlo, aunque debo admitir que me precipité aquella vez. Mi amiga estaba muerta y una mujer en hábitos sugería que hasta su Dios pensaba que Lina, de casi 22 años, se lo merecía. No pude más que inventar lo apropiado.


Hoy he observado que las mentiras evolucionan, se mueven, saltan de unos labios a otros, y cambian su forma en el proceso. Son exageradas o minimizadas, dependiendo del punto de vista de quien las discuta en ese momento. Las mentiras, mientras más importantes y más disfrazadas de verdad y de "fuente sumamente confiable" estén, más populares, volátiles y ligeras al vuelo se hacen.

La violación de Lina llegó prontamente a oídos de sus padres (vía Divina, me atrevería a asegurar) y las primeras consecuencias de mi invento se hicieron sentir con suficiente ardor. Cuando llegué a mi casa, luego de adormecer la horrenda noticia y la vieja resaca en la guarida de sor Alegría, me encontré allí frente a frente con mi mentira.

La madre de Lina, al verme, me soltó una cachetada digna de una película de Steven Spielberg, con efectos especiales y todo. Por lo menos, así me pareció.

Pero me mantuve firme y juré una vez más que sacaría a Lina gloriosa de todo el lío.

"Quiero que me expliques qué coño le dijiste a Sor Alegría", gritó la señora desesperada.

"Le dije la verdad", respondí con el orgullo tímido y sin llevarme la mano a la mejilla.

"¡¡¡Sabes lo que estás diciendo!!!", bramó el padre de mi amiga angustiado.

Me asusté de verdad y por un instante pensé en olvidarme de todo y decir la verdad, pero aún no estaba en mis cabales. Me creía la protagonista del terrible drama, me sentía con derecho a volar aquella nave espacial hasta el destino que me interesara. No pensé en los demás o en el sufrimiento que causaba. No se me ocurrió, entonces. Sólo pensaba en mí, y en Lina, por supuesto.

"Lo siento. Juré a Lina que no se lo diría a nadie, ella no quería sentirse humillada frente a todos y no quería causarles ningún dolor", agregué de forma considerada. "Ella nunca me permitió que habláramos de ello. No siento que fui muy buena amiga...."

Entonces comencé a llorar. Fue la primera vez que lloré desde su muerte y el llanto salvó, por el momento, mi horrible mentira. Los reproches se volvieron lágrimas conciliadoras. Somos seres egoístas.

Soy una egoísta.

La ausencia de Lina era más importante que mi mentira pero las consecuencias no pararían en aquel momento de dolor compartido.

El padre de Lina me interrogaría muchas veces, pensaba que yo estaba ocultando algo o protegiendo a alguien, y tenía razón. Protegía a Lina de personas como Sor Alegría y Mikaela. Gente como ellas nos miden a todos con la misma varita y es difícil pasar ese examen.

Mi amiga nunca encajó viva. Pero, una vez muerta, se convirtió en un verdadero dilema moral para estas personas. MI mentira lo hizo. Creo que por ello casi no hablamos del tema Lina, no saben cómo catalogarla y eso es inaudito e impensable para sus mentes limitadas.

Para todos los demás, Lina es hoy una santa. Nadie se atreve a decir nada sobre su ausencia de "moral" (otra recopilación de mentiras) o sobre su decisión de si abortar o no.

Convertí lo de Lina en una verdadera tragedia; y las tragedias poseen la morbosa característica de ponernos a pensar en ese lado de la vida del que tanto nos gusta mentir.

Seguiremos charlando,

Neutrina :)

22:46 | glenys | 12 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://neutrina.blogalia.com//trackbacks/4749

Comentarios

1
De: ghvc Fecha: 2005-09-16 12:20

uhfrdsoyyjk



2
De: glenys Fecha: 2005-10-10 14:35

¿kjyyosdrfhu?



3
De: sherlock holmes Fecha: 2006-04-15 21:44

pues eres buena escritora, sin embargo seguro que todo eso es una mentira, si has realmente investigado sobre las mentiras porfavor comunicate conmigo o mandame informacion.



4
De: Markos Fecha: 2006-05-17 16:46

Mi chica entró a tu pagina... será que quiere perfeccionar el arte de mentirme...? no me conviene...



5
De: IRIS DE JESUS RODRIGUEZ VASQUEZ Fecha: 2006-07-13 01:46

me parece algo super chido pues eres excelente



6
De: iris de jesus rodrigues vasques Fecha: 2006-07-13 02:27

en verdad no me crees pues todo me parece bien aunque digas que no me interesa



7
De: iris de jesus rodriguez vasquez Fecha: 2006-07-13 02:29

te estare recibiendo tus mensajes ok



8
De: Glenys Fecha: 2006-08-11 04:59

Hola, Sherlock,

Podríamos hablar sobre las mentiras y mentir, es un tema muy interesante, especialmente por toda la tecnología que existe ahora para observar un poco la actividad de las neuronas de un mentiroso. Hubo un caso, el otro día, donde una tecnología de punta, que observa si la persona reconoce algo cuando lo ve, permitió que un hombre saliera libre de homicidio cuando su cerebro no reconoció la escena del crimen...

un abrazo,
glenys



9
De: Glenys Fecha: 2006-08-11 05:00

Hola, Iris,

No sé qué decirte, gracias por entrar :)

abrazos, Markos, espero que tu chica sólo quería leer algo para dormirse más rápido :)



10
De: diana Fecha: 2008-06-02 00:59

hola yo dijo que esmalo mentir pro que cuando quieres de cier la verdad ya no te cren oque no jajaja bay



11
De: pauly Fecha: 2008-09-08 22:37

ola nesecito hablar cn neutrina me paso algo = , pero lo termine dije toda la verdad pero ... lo q estoi viviendo cn mis amigas , no me ase sentir bn y quiero conversr cn una persona q haya mentido tanto cmo yo porfavor ... nesecito hablar cn alguien



12
De: erasmo Fecha: 2011-12-30 03:37

hola neutrina yo nunca me habia puesto a pensar sobre la mentira. gracias solo se que he dicho muchas mentiras salu2.







		
 

Archivos

<Noviembre 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

Documentos


Blogalia

Blogalia

© 2002 glenys